Federación Española de Esperanto

La ONU, la UNESCO y el esperanto, en defensa de las lenguas maternas

El 21 de febrero de 1952, la policía de Bangladesh mató a tiros a numerosos estudiantes que se manifestaban en favor de la no desaparición en su universidad de su lengua materna, el bengalí, que iba a ser eliminado en favor de la lengua hablada por los poderosos de ese país y momento. Por ello, los 21 de febrero, se celebra, bajo el patrocinio de la UNESCO y de la ONU el Día Internacional de la Lengua Materna.

Hechos similares se repiten en diversas formas, en muchos lugares y momentos de la historia. No hay que ir muy lejos: en Holanda, el parlamento ha aprobado, el 29 de septiembre de 2015, un plan para la paulatina eliminación del idioma neerlandés de las escuelas elementales, en favor del inglés.Cartel del Dia de la Lengua Materna 2016

Como dicen todos los lingüistas, cada pérdida de un idioma es un hecho terrible; citamos por ejemplo a Ken Hale: "Cuando una lengua muere, perdemos una gran riqueza intelectual, como si alguien tirase una bomba sobre el Museo del Louvre". Además de la injusticia social que ocurre cuando la lengua materna de alguien no es respetada, de la pérdida de diversidad lingüística resulta la pérdida de conocimientos tradicionales, esencialmente necesarios para la biodiversidad sostenible, para la vida (Declaración final de la 64ª Conferencia ONU - ONGs en Bonn, 2011).

Por estos motivos, la UNESCO en 1999 proclamó el 21 de febrero como Día Internacional de la Lengua Materna, impulsado también por la Asamblea General de la ONU en 2007.

¿Cómo se relaciona el Esperanto con todo esto? Los valores fundamentales de ese Día Internacional, el multilingüismo y el derecho de cada persona a hablar su lengua materna, son también los valores que defiende el movimiento en favor del idioma internacional auxiliar, Esperanto. Nosotros, los hablantes de Esperanto, no queremos hacer desaparecer ningún idioma, queremos que todas las lenguas sigan existiendo, respetando los derechos lingüísticos de cada uno. Con este objetivo, la Asociación Universal de Esperanto festeja solemnemente este día, entre otros motivos para subrayar que el Esperanto es una lengua sin ninguna vocación de imperio sobre las otras. Detrás del Esperanto no hay Estados, sistemas económicos concretos, intentos de dominio de mercados, etc. Sólo hay personas de buena voluntad que tienen como objetivo la justicia para todas las culturas y todas las lenguas, un verdadero apoyo a la paz mundial.

Como dijo la Presidenta de Islandia (1980-1996), Vigdís Finnbogadóttir: "Ya es tiempo de que las diversas naciones comprendan que un idioma neutral podría convertirse en una verdadera muralla para sus culturas contra la influencia monopolizadora de solamente una o dos lenguas, como se evidencia actualmente cada vez más. Sinceramente espero que el Esperanto progrese rápidamente para ayudar a todas las naciones del mundo".